El viaje hacia el ministerio de Kenneth y Gloria comenzó en 1966 cuando Dios le dio instrucciones a Kenneth, de casi 30 años de edad, de asistir a clases en la Universidad Oral Roberts en Tulsa, Oklahoma.

Viviendo en a Voluntad de Dios

Después de años de huir de la voluntad de Dios, Kenneth y Gloria empacaron lo que tenían y con se dirigieron con sus hijos a Tulsa por fe. Kenneth no tenía dinero para pagar la matrícula ni tenía trabajo. Kenneth era un piloto con licencia y no estaba seguro de cómo podría obtener un trabajo para mantener a su familia e ir a la universidad. El primer día que Kenneth se presentó para inscribirse en las clases, Dios proporcionó milagrosamente el dinero para la matrícula y los libros, y consiguió un trabajo volando el avión para Oral Roberts.

Kenneth estaba aprendiendo mucho sobre la fe y la Palabra de Dios en ORU. Viajaba con el hermano Roberts, asistía a clases durante el día y escuchaba cintas de Kenneth Hagin por la noche. Aunque Gloria no estaba en la universidad, estaba creciendo a la par de Kenneth. Ella se comprometió a estudiar la Palabra durante horas todos los días mientras cuidaba a los niños y la casa.

Por primera vez en sus vidas, Kenneth y Gloria se encontraron con la voluntad de Dios, ¡y eso los animó! Comenzaron a experimentar Su paz, provisión y dirección cuando fueron obedientes a obedecer Su voluntad.

Recibiendo un Ministerio

Un día de marzo de 1967, Kenneth sabía que el Señor estaba tratando de decirle algo, pero no sabía qué. Llegó a casa después de clases esa tarde y decidió ir de caminata al lecho del río Arkansas, a solo una milla de su casa, para orar y escuchar. Fue allí, parado en el lecho seco del río, donde Kenneth recibió el llamado de Dios al ministerio.

«Me dijo exactamente lo que me estaba llamando a hacer», recuerda Kenneth. «Me estaba llamando a predicar el evangelio a las naciones… Dijo que las naciones serían ganadas en un día, algunas de ellas incluso por este ministerio.»

Kenneth meditó sobre lo que Dios le dijo en ese lecho del río durante meses. Cuando llegó el verano, todo el miedo que sentía fue reemplazado por la fe, y Kenneth estaba listo para aceptar el llamado.

Kenneth recuerda: «Me puse de pie ante el Señor y le dije:» Te diré lo que voy a hacer. Voy a predicar el evangelio de Jesucristo. Voy a predicar que Él salva, sana, bautiza con su Espíritu y que vendrá nuevamente. Voy a predicar que Tu Palabra es poderosa y verdadera. Lo voy a predicar desde la cima del mundo hasta el valle más profundo, y en todos los confines de la Tierra, y no haré ningún tipo de concesiones.»

Preparándose para predicarle a las naciones

La preparación para predicarle a las «naciones» comenzó ese mismo verano, pero no en un púlpito o detrás de un podio. Kenneth dio su primer paso para responder al llamado de Dios al levantar su Biblia y caminar desde el dormitorio de la pequeña casa que él y Gloria ocuparon allí en Tulsa y entrando en la sala de estar. Eso era lo único que podía hacer. No tenía dinero y no había ninguna reunión programada. Dios le había dado instrucciones específicas para nunca pedirle dinero a la gente o gestionar un lugar para predicar. Sentado y estudiando la Biblia, Kenneth le anunció a Dios: «Señor, estoy de guardia».

No mucho después de eso, las llamadas para que Kenneth ministrara comenzaron a llegar. Y han estado llegando desde entonces. Donde quiera que vayan, desde la cima del mundo hasta el valle más profundo y en los confines de la Tierra, Kenneth y Gloria continúan predicando la Palabra incorruptible a las naciones, llevando a las personas de la leche a la carne de la Palabra de Dios, y moldeando un generación entera de creyentes en el camino.